Odyssey ha emprendido en el Atlántico norte las tareas de recuperación del mayor tesoro marino de metales preciosos jamás descubierto y ha contratado a una compañía británica para almacenar y conservar las cerca de 240 toneladas de plata que prevé extraer.

Así lo confirmó hoy la compañía estadounidense de exploración submarina, que esperaba una mejoría de las condiciones climáticas para comenzar la extracción de la plata que portaban el buque británico SS Gairsoppa, donde se halló el mayor tesoro de metales preciosos jamás descubierto bajo el mar, y el SS Mantola, también británico y hundido muy cerca del primero.

Ambos descubrimientos, hundidos a unos 500 kilómetros de la costa irlandesa, se anunciaron entre septiembre y octubre de 2011 después de alcanzar un acuerdo con las autoridades británicas para quedarse con el 80 por ciento del valor del material que recupere de ambos, una vez descontados los gastos en los que incurra.

La compañía detalló hoy que ha contratado a JBR Recovery Limited para que le ayude en las tareas de "logística y puesta en valor" del cargamento de plata que llevaban ambos buques cuando fueron hundidos por submarinos alemanes: el Gairsoppa durante la Segunda Guerra Mundial y el Mantola durante la Primera.

"Los registros históricos apuntan a que ambas embarcaciones llevaban una carga conjunta de una 240 toneladas de plata", explicó Odyssey en un comunicado, en el que asegura que JBR es "uno de los líderes europeos en recuperación de plata y reciclaje de metales preciosos".

Tras varias inmersiones de reconocimiento durante marzo y abril, Odyssey asegura haber iniciado ya las tareas necesarias para proceder a la extracción de los objetos de los pecios.

Éste es el primer proyecto de gran calado que anuncia la compañía tras su fracaso en los tribunales estadounidenses por la titularidad del tesoro extraído de la fragata española Nuestra Señora de las Mercedes, valorado en 500 millones de dólares y que se vio obligado a entregar a España el pasado febrero.

Hundido por un submarino nazi en 1941, el carguero británico Gairsoppa llevaba unas 200 toneladas de plata abordo, el "mayor tesoro de metales preciosos jamás hallado", según Odyssey.

Según la compañía estadounidense, el pecio fue localizado a unos 4.700 metros de profundidad y a unos 480 kilómetros de la costa irlandesa.

Las investigaciones realizadas y los documentos encontrados señalan que, en el momento de su hundimiento, transportaba objetos por valor de unas 600.000 libras (en valor de 1941) o unas 200 toneladas de plata, incluidas más de 90 toneladas de propiedad privada en forma de lingotes de plata.

De poder extraerse finalmente todo ese tesoro, se tratará de la recuperación del mayor cargamento de metales preciosos nunca antes rescatado del fondo marino, siempre según los datos de la compañía.

Este pecio se encuentra a tan sólo 160 kilómetros de los restos del Mantola, que transportaba plata por unos 19 millones de dólares a precios actuales, según indicó Odyssey en octubre al anunciar su descubrimiento.

El Mantola, según la compañía, se hundió el 9 de febrero de 1917, cuando fue torpedeado por el submarino alemán U-81 durante la Primera Guerra Mundial.

En 2010, el Gobierno británico llegó a un acuerdo con Odyssey para que ella fuera la única empresa autorizada a realizar las tareas de recuperación de este tesoro.

Según el contrato alcanzado entre ambas partes respecto al rescate, Odyssey se quedará con el 80 por ciento del valor de todos los lingotes de plata que sean recuperados.