México aprovechará la próxima cumbre del G20 para impulsar compromisos concretos dirigidos a incrementar los recursos del Fondo Monetario Internacional (FMI) con el fin de resolver la crisis financiera en Europa, anunció el presidente Felipe Calderón.

Calderón, cuyo país ostenta este año la presidencia del G20, consideró el martes en una rueda de prensa que el FMI debe convertirse en un instrumento "ágil y sólido" para enfrentar la crisis.

El FMI y la Unión Europea ya han gastado miles de millones de dólares en rescates para Irlanda, Grecia y Portugal, aunque la situación de fragilidad financiera en Europa aún permanece.

México será escenario de la cumbre de líderes de las economías más desarrolladas y de los mayores países emergentes el lunes y martes en el balneario turístico de Los Cabos, en el noroeste del país.

"La presidencia de México buscará que se adopte un plan de acción integral, comprensivo, de largo plazo, que no sólo incluirá medidas para enfrentar y resolver la crisis europea", expresó Calderón.

Funcionarios de las áreas de finanzas de los países del G20 comenzarán el viernes encuentros preparatorios para delinear una declaración que presentarán a los líderes.

Calderón explicó que el plan que se analizará busca no sólo medidas para afrontar la situación actual en Europa, sino propuestas en materia fiscal, financiera y monetaria que impulsen el crecimiento global en el largo plazo y promueva los empleos.

El FMI ha buscado que se incrementen sus recursos, algo que varios países han apoyado. Estados Unidos, sin embargo, se ha manifestado renuente.

"Vamos a buscar... incrementar los recursos del Fondo Monetario", dijo Calderón.

La cumbre del G20 se realizará un día después de que en Grecia se realicen elecciones que podrían llevar al poder a un partido que ha manifestado su rechazo a las condiciones impuestas tras su rescate financiero, lo cual ha desatado incertidumbre sobre la permanencia de esa nación en la zona que mantiene al Euro como su moneda.

Los líderes también llegarán al encuentro días después de que se anunciara un rescate de hasta 125.000 millones de dólares de la Unión Europea para la banca de España, una medida que no ha calmado la incertidumbre y ha desatado temores de que sea insuficiente.

"Un punto de especial preocupación es, desde luego, la crisis en la zona euro que, a pesar de los esfuerzos recientes, aún no se resuelve, y que sigue presentando una fuente de preocupación para el sistema financiero global en su conjunto", dijo Calderón.

Señaló que la decisión de respaldar financieramente a la banca española abre la puerta a una solución, aunque dijo que aún es necesario que se concrete la ayuda "a fin de disipar dudas e inquietudes que aún persisten".

El presidente mexicano consideró, sin embargo, que los temas de coyuntura como la crisis Europa no debería desviar la atención de los países sobre otros problemas que consideró "más importantes para la humanidad", como el cambio climático.

El G20 agrupa a las principales economías del mundo y las naciones emergentes más importantes, entre ellos Estados Unidos, la Unión Europea, Brasil y China.

En conjunto, los países del G20 representan un 90% del producto interno bruto del mundo y dos tercios de la población total.