Cientos de menores y adolescentes que trabajan en los mercados de Managua marcharon hoy en la capital nicaragüense con ocasión del Día Mundial contra el Trabajo Infantil y en demanda de su derecho a estudiar.

Durante la marcha, organizada por el Instituto de Promoción Humana (Inprhu), los menores y adolescentes demandaron más escuelas, sobre todo de secundaria y exigieron su derecho a estudiar y jugar.

"¡Demandamos menos trabajo infantil!", "¡Exigimos más recreación y educación!", "¡Qué el Gobierno construya más escuelas para la niñez y la adolescencia", clamaban, entre otros lemas, los menores y adolescentes.

El educador del Inprhu Marvin Moreira dijo a Efe que el objetivo de esa manifestación es "visibilizar" la situación que viven los 2.339 menores y adolescentes que trabajan en los mercados de Managua, principalmente en la venta ambulante y callejera.

La coordinadora en Nicaragua del programa de erradicación del trabajo infantil de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Sonia Sevilla, aseguró que al menos 238.000 menores trabajan en este país, según cifras de 2005, el último año del que hay datos disponibles.

También en conmemoración del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, un grupo de empresas con presencia en Nicaragua, entre ellas la española Telefónica, celebraron el pasado domingo la primera carrera Proniño por la Erradicación del Trabajo Infantil.

En esa actividad, unas 1.000 personas corrieron cinco kilómetros para llamar la atención sobre el problema del trabajo infantil y exigir a las autoridades educación para los menores.

Cifras divulgadas por la OIT el año pasado indican que en el mundo existen unos 215 millones de menores trabajadores, de los que más de la mitad realiza actividades peligrosas y cada minuto muere uno de ellos por accidentes, enfermedades o graves traumas psicológicos.

Por su parte, en Latinoamérica se calcula que los menores trabajadores suman 15 millones, de los que 9 millones efectúan actividades de alto riesgo.