El canciller uruguayo, Luis Almagro, concurrió hoy al Parlamento para explicar la relación actual del país con Argentina, y durante la sesión de la Cámara de Senadores, que tuvo varios momentos de tensión, la oposición la calificó como "nefasta".

Almagro fue citado por los senadores Luis Alberto Heber, del Partido Nacional o "Blanco", y Ope Pasquet, del Partido Colorado, interesados en recibir información sobre el dragado del Canal Martín García y otros temas de la relación bilateral.

Durante la sesión, Heber, que es el presidente del Directorio del Partido Nacional, dijo que actualmente la relación de Uruguay con Argentina es "negativa y nefasta" y afirmó que la actual política de "buen vecino" que impulsa el presidente José Mujica para con la presidenta Cristina Fernández "no tiene ningún resultado".

La postura del Ministerio de Relaciones Exteriores hacia el vecino país "ha fracasado", aseguró el senador opositor tras destacar una caída del 6 por ciento en las exportaciones uruguayas hacia Argentina entre enero y abril en comparación con igual período del año pasado.

Ambos países, junto a Brasil y Paraguay, son socios en el Mercosur.

El Gobierno argentino está aplicando una política de "prepotencia" con Uruguay en relación a las trabas comerciales y "nuestro país cede", afirmó Heber.

El legislador opositor dijo que los delegados uruguayos en la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP) "se han comportado honestamente" pero señaló que un posible soborno sobrevoló la comisión, que integran también delegados argentinos, y reclamó que se hagan públicas las actas sobre la negociación para el dragado del Canal Martín García.

El presidente de la delegación uruguaya en la CARP, Francisco Bustillo, que acompañó a Almagro, señaló que no hubo un intento de soborno, aunque admitió que el pasado año presentó un informe al canciller sobre ese tema.

El supuesto intento de soborno a Bustillo de parte de una empresa europea con la presunta colaboración de funcionarios argentinos generó discrepancias al interior del Gobierno uruguayo y la renuncia del embajador itinerante, Julio Baraibar, muy cercano colaborador de Mujica, que lo confirmó públicamente.

El presidente no aceptó la renuncia de Baraibar y calificó su actitud en el caso como "un error de un hermano".

El senador Pasquet afirmó que "el manejo" de las relaciones con Argentina "erosiona la credibilidad" del Gobierno.

"Hay contradicciones entre las propias autoridades (uruguayas) y declaraciones optimistas que no se corresponden con la realidad", aseguró.

El legislador colorado dijo que "no se entiende" que el proceso de licitación para el dragado del Canal Martín García "esté demorado desde marzo de 2011 por la falta de voluntad de Argentina".

Ese canal facilita las exportaciones del puerto de Montevideo, pero las autoridades argentinas le han dado prioridad al Canal Mitre, clave para la salida de mercaderías desde los puertos de su país.

Como le sucede a los secuestrados que "terminan teniendo simpatía con sus secuestradores" el Gobierno del presidente Mujica "sufre del síndrome de Estocolmo con Argentina", aseguró.

El ministro Almagro dijo que la cancillería "tiene una actitud firme" frente al Gobierno de Cristina Fernández "para defender los intereses del país" y aseguró que "en 72 horas quedará acordado el pliego de obras" del dragado del Canal Martín García para el cual fueron precalificadas cuatro empresas.

La negociación para llevar el Canal Martín García de 32 a 34 pies de profundidad "históricamente no ha sido fácil y así lo muestra la historia portuaria de ambos países", agregó Almagro.