El coordinador del Sistema de Naciones Unidas en El Salvador, Roberto Valent, llamó hoy a este país centroamericano a continuar adoptando políticas que permitan el combate "efectivo" del trabajo infantil.

Valent, al conmemorarse el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, a través de un boletín instó "al Estado salvadoreño, a la empresa privada y a la sociedad civil a continuar sumando esfuerzos en la adopción de políticas y programas nacionales que garanticen un progreso efectivo en la lucha contra el trabajo Infantil".

Según el documento de la ONU, en El Salvador hay 188.343 menores entre los 5 y los 17 años de edad trabajando.

La mayoría de estos menores de edad trabaja en la zafra (corta de caña), en la extracción de curiles (conchas), en la elaboración de cohetes, recogiendo basura o como empleados de servicios domésticos, detalló el documento.

En El Salvador, cuatro de cada diez niños y niñas que trabajan no asisten a la escuela, indicó Valent, según el boletín.

"Esa realidad abre la posibilidad de reproducir un ciclo de vida laboral precario desde la niñez hasta la adultez, y perpetúa el círculo de la pobreza, especialmente en las zonas rurales, donde 6 de cada 10 niños y niñas trabajan", añadió.

Por lo anterior, instó a las autoridades a seguir trabajando para garantizar que las niñas, niños y adolescentes cuenten con educación accesible y de buena calidad.

Además, exhortó al sector privado a emplear su capacidad de lograr cambios sociales para garantizar que los mecanismos de distribución de suministros respeten los derechos de los niños.

Según datos del Ministerio de Trabajo, del total general de 177.070 niños que trabajan, 90.905 se dedican a la agricultura.

El Salvador, junto a Guatemala y Honduras, está entre los 71 países del mundo donde persiste la explotación infantil como un problema, de acuerdo con informes que presentó en octubre pasado la secretaria de Trabajo de Estados Unidos, Hilda Solís.