El Ejército sirio ha usado a niños como escudos humanos en vehículos que portaban a personal militar, según un nuevo informe de la ONU, en el que se denuncia que tanto las fuerzas de Damasco como las milicias progubernamentales han torturado a menores en el transcurso del conflicto sirio.

"Niños de entre 8 y 13 años fueron sacados de sus hogares por la fuerza y usados como escudos humanos por los soldados", señala en el informe el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, presentado hoy en la sede central del organismo por su representante especial para los Niños en los Conflictos Armados, Radhika Coomaraswamy.

Los soldados del régimen del presidente Bachar al Asad colocaron a los menores "ante las ventanas de autobuses que llevaban a personal militar a asaltar poblaciones", relata Coomaraswamy, que señala que los niños han sido víctimas de la represión desde marzo de 2011 y que esos abusos continúan en el presente.

La experta de la ONU subraya que los menores sirios han sido "víctimas de asesinatos y mutilaciones, detenciones arbitrarias, torturas y maltratos, incluida la violencia sexual", desde que se inició la crisis en el país árabe en marzo de 2011.

Han sido objeto, según detalla, de "palizas" y, según la ONU, se les suele vendar los ojos, someter a "dolorosas posiciones y descargas eléctricas", e incluso se les azota con "pesados cables eléctricos".

De todos esos abusos, la ONU responsabiliza a las Fuerzas Armadas sirias, las fuerzas de la inteligencia y la milicia "Shabiha", compuesta por elementos progubernamentales.

También denuncia el informe los "asaltos regulares" que sufren las escuelas en Siria para ser usadas como "bases militares y centros de detención".

De acuerdo con entrevistas mantenidas con exmiembros de las fuerzas sirias, los menores sirios eran atacados por el Ejército "si residían en poblaciones donde se creía que estaban presentes los miembros de la oposición o si se les descubría tratando de huir del país en búsqueda de refugio", señala el informe de la ONU.

La ONU reconoce además que ha recibido "informaciones creíbles" de que el Ejército Libre Sirio (ELS) y otros grupos de la oposición también han usado a niños en sus operaciones pese a su compromiso de no usar a menores de 17 años y señala que hay fuentes que citan a un grupo de menores con ropa de camuflaje y armas.

El informe de la ONU relata casos concretos, como un ataque del Ejército y de las milicias "Shabiha" a la localidad de Ain Laruz, situada en la zona de Yabal Zauya, fronteriza con Turquía, el pasado marzo.

Durante cuatro días las fuerzas sirias atacaron el pueblo y fueron entrando y saliendo de la localidad en operaciones en las que asesinaron a varios civiles, entre ellos adolescentes, a quienes se disparó y luego se les prendió fuego.