La Organización Mundial del Turismo (OMT) prevé alcanzar a finales de 2012 los mil millones de turistas en el mundo, indicó hoy el secretario general del organismo perteneciente a las Naciones Unidas, Taleb Rifai.

Rifai recordó, al inicio de la 93 reunión del Consejo Ejecutivo de la OMT, que en 2011 se había alcanzado los 980 millones de turistas, con un crecimiento del 4,6 % con respecto al ejercicio anterior, y que se espera un incremento similar para 2012.

Según el secretario general, en el futuro este aumento se debe de ver mejorado con la apertura del cielo y de las fronteras para favorecer la conexión global entre todos los países.

El ministro español de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, que también participó en el acto, aludió a las buenas cifras registradas por el turismo en España en 2011, y el optimismo que reflejan las llegadas de visitantes internacionales que se han producido en los primeros meses de este año, remarcando que se habla del 10 % del PIB, y de un gran generador de empleo.

No obstante, Soria reconoció que esas buenas cifras se han producido, en parte, por razones externas, y añadió que el turismo español no quiere basar su crecimiento y competitividad en el "mal ajeno".

El ministro mostró su confianza en que pronto se recuperen los países afectados por la llamada "primavera árabe", y que de esta forma se produzca una mejor oferta mundial, en la que España piensa seguir manteniendo su posición de liderazgo.

El ministro aprovechó el encuentro para recordar que durante cinco meses las diferentes administraciones y los empresarios del sector han mantenido reuniones para elaborar el denominado Plan Nacional Integral de Turismo (que será presentado en junio), "una verdadera 'hoja de ruta' a través de la que vamos a conducir el turismo".

Este plan, señaló, va a profundizar en la situación "de nuestros mercados emisores tradicionales", pero sin renunciar a aquellas economías que muestran crecimientos, y por ello se "está flexibilizando la política de concesión de visados".

El Plan, dijo el ministro, cuenta también con una línea de mayor colaboración público-privada, en materia de promoción, aprovechando la experiencia que tiene el sector privado, y además "se va a poner en valor un activo que tenemos como es el de la marca España", que se trata de "un paraguas capaz de cubrir cualquier tipo de destino".

Todas estas políticas de apoyo no forman parte de una actuación aislada, sino que se trata de una línea global del Gobierno destinada a la creación de empleo y al crecimiento económico, apostando decididamente por el camino europeo, ya que la solución no es menos Europa, sino más Europa.

La clausura de la sesión inaugural corrió a cargo del Príncipe de Asturias, quien defendió la función del turismo como elemento generador de empleo entre los jóvenes que ven negado su acceso al mercado de trabajo.

Asimismo, destacó el "carácter estratégico" y la "máxima prioridad" que España otorga a su industria turística, de la que ha valorado además su contribución al mayor entendimiento entre las diferentes culturas y formas de ver el mundo.

El Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial del Turismo es su órgano rector, y es responsable de asegurar que se lleve a cabo el programa de trabajo y se ajuste el presupuesto, se reúne dos veces al año.