El Tribunal Constitucional de España ha suspendido cautelarmente la extradición del empresario Hussein Salem y sus hijos Kheled y Magda a Egipto, donde son reclamados por varios casos de corrupción vinculados a la Administración del expresidente Hosni Mubarak.

Según informaron hoy a Efe fuentes del alto tribunal, éste admitió a trámite los recursos de amparo interpuestos por los tres miembros de la familia Salem, que tienen la doble nacionalidad española y egipcia, contra su entrega al país norteafricano.

Según la resolución del Tribunal Constitucional sobre Hussein Salem, la ejecución de la extradición acordada inicialmente por la Audiencia Nacional de España "produciría un perjuicio de imposible o muy difícil reparación que haría perder su finalidad al recurso de amparo, en caso de que fuera estimado", por lo que procede su suspensión cautelar.

El pleno de la Audiencia Nacional confirmó el pasado mes de mayo la entrega a Egipto de Salem y de sus dos hijos para que fueran juzgados allí por blanqueo de capitales y sus vínculos con el expresidente Mubarak, con la condición de que si fueran condenados pudieran cumplir la pena en España.

Los magistrados también supeditaron su entrega a que las autoridades egipcias les garantizaran un juicio por un tribunal formado por distintos magistrados a los que le enjuiciaron en su ausencia.

El pasado 1 de marzo, el empresario fue condenado en Egipto a quince años de cárcel por otro caso de corrupción vinculado con antiguos miembros del Gobierno de Mubarak, después de que en octubre ya hubiera sido sentenciado a siete años de prisión, al igual que sus hijos, por blanqueo de dinero.

Las autoridades egipcias acusan a los dos hermanos de blanquear grandes cantidades de dinero -que podrían ascender a unos dos mil millones de dólares- entre el año 2007 y el 22 de junio de 2011 y que les enviaba su padre desde Egipto a sus cuentas ubicadas principalmente en los Emiratos Árabes Unidos, Suiza, España y Estados Unidos.

Hussein Salem fue detenido en Madrid el pasado 17 de junio y el juez de la Audiencia Nacional española Eloy Velasco le impuso una fianza de 15 millones de euros por delitos de estafa, que fue rebajada a 5 millones por la sala.

Además de este procedimiento, Salem tiene otra causa abierta en este tribunal, en la que el juez Pablo Ruz investiga el presunto blanqueo de capitales del que se le acusa en Egipto y por la que el magistrado ordenó su arresto domiciliario.