Una controvertida investigación judicial paquistaní halló que el ex embajador del país en Estados Unidos sí escribió una carta secreta a funcionarios estadounidenses en la que les pedía ayuda para contener al poderoso ejército de Pakistán, dijeron el martes un legislador y los medios de comunicación estatales.

El hallazgo podría conducir a cargos de traición contra el ex embajador Husain Haqqani y se sumaría a las presiones que enfrenta el presidente Asif Alí Zardari.

Haqqani ha negado haber participado en la redacción de la carta del año pasado, y dijo en un comunicado que el reporte de la comisión era "político y parcial". Muchos observadores independientes también han concluido que la investigación estaba politizada.

Renunció a su puesto después de que se desató el escándalo y actualmente reside en Estados Unidos.

La comisión investigaba las acusaciones políticamente explosivas de que Haqqani buscó ayuda estadounidense el año pasado para evitar un supuesto golpe de Estado del ejército a raíz de la incursión estadounidense en la que murió Osama bin Laden.

El escándalo enfrentó al débil gobierno civil contra el ejército y atrajó al asunto a otros agentes poderosos en Pakistán: la Corte Suprema, la oposición y los medios de comunicación.

La disputa por esta carta y otros enfrentamientos por cuestiones políticas entre las instituciones estatales paquistaníes, así como la relación cada vez más hostil con Washington, han intensificado los problemas en el inestable gobierno electo mientras batalla contra la militancia islamista y el estancamiento económico.

Algunos analistas han pronosticado que los eventos podrían derivar en un estancamiento desestabilizador, condiciones que en el pasado han derivado en golpes de Estado y otras intervenciones militares.

Las acusaciones de colusión entre Washington y funcionarios paquistaníes podrían complicar los esfuerzos estadounidenses por reconstruir la cooperación en seguridad con Pakistán, que en noviembre quedó sumida en la desconfianza mutua por los ataques aéreos estadounidenses accidentales que mataron a 24 soldados paquistaníes en la frontera afgana.

La comisión ha convocado testigos y buscó examinar los registros telefónicos de Haqqani, que no se presentó ante los investigadores. Muchos otros observadores paquistaníes se han mostrado escépticos ante la pesquisa.

El principal acusador de Haqqani en el caso es un empresario estadounidense-paquistaní con un historial de hacer acusaciones sin fundamento que alguna vez apareció en un video musical protagonizado por mujeres desnudas que luchaban en lodo.

La comisión dio lectura a su descubrimiento en la Corte Suprema. Khwaja Asif, legislador de oposición que estaba presente, dijo que la investigación concluyó que Haqqani intentó socavar la Constitución de Pakistán y que no era "leal al Estado".

El tribunal le ordenó a Haqqani, que fue un estrecho colaborador de Zardari y miembro de su partido, comparecer ante ella después de dos semanas.