En Brasil existen 3,4 millones de niños y adolescentes de entre 10 a 17 años de edad que trabajan, equivalente a 3,9% del total de las personas con empleo en el país, informó el martes el organismo oficial de estadística.

El total de menores trabajadores fue revelado por el censo de 2010, realizado por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), y representa una reducción en relación a hace una década, cuando había más de 3,9 millones de niños y adolescentes en el mercado de trabajo.

Las cifras fueron divulgadas al conmemorarse el martes el día internacional por la erradicación del trabajo infantil.

Durante un evento para marcar la fecha, la secretaria de asistencia social del Ministerio de Desarrollo Social, Valeria Gonelli, destacó que Brasil ha tenido protagonismo mundial en la lucha contra el trabajo infantil, pero señaló que la meta es su erradicación completa.

La reducción en el número de menores que trabajan fue mayor en áreas rurales que urbanas, según el IBGE.