El armador chileno Jorge Valdivia regresó el martes a Brasil para debatir su futuro con Palmeiras después de haber sido secuestrado brevemente y robado en Sao Paulo la semana pasada.

Valdivia dijo a la prensa chilena que no es probable que permanezca en Brasil después que él y su esposa fueron secuestrados el jueves durante casi tres horas y obligados a extraer dinero de cajeros automáticos. La pareja fue liberada ilesa e inmediatamente formuló la denuncia, pero no ha habido arrestos.

El futbolista regresó a Chile por unos días para recuperarse del incidente.

Valdivia hablará con dirigentes del Palmeiras y se anticipa que tratará de negociar su transferencia a algún club en el exterior.

El chileno se perdió el partido de su equipo contra Atlético Mineiro en la liga brasileña el sábado.