El presidente paraguayo, el exobispo Fernando Lugo, dijo hoy que marcha bien el proceso legal para dar su apellido a otro hijo varón, nacido hace de diez años, fruto de una relación con una enfermera en la época en que aún era obispo.

En breves declaraciones a periodistas en el Palacio de Gobierno, Lugo, de 61 años, mantuvo que "ya está todo" encaminado en el caso de la nueva denuncia de paternidad en que fue involucrado la pasada semana por Narcisa Delacruz, de 42 años.

La mujer relató a los medios que el niño nació de una relación surgida cuando visitó al entonces obispo de San Pedro (centro), la región más pobre del país, en busca de ayuda y consejos al separarse momentáneamente de su pareja, con la que tuvo otros cuatro hijos.

El abogado de Lugo, Marcos Fariña, compareció el mismo día ante los medios y anunció el inicio de los trámites legales para reconocer al hijo de Narcisa.

"Ojalá, todos sean bienvenidos", respondió lacónicamente el jefe de Estado en su primera alusión pública sobre el nuevo caso después de que uno de los informadores le dijera que pueden haber más denuncias de hijos supuestamente no reconocidos.

Delacruz es la cuarta mujer que asegura haber tenido hijos con el mandatario, quien tras la primera denuncia pública en 2009 admitió ser el padre de Guillermo Armindo, quien en ese entonces tenía tres años.

Ese escándalo surgió luego de una denuncia de la madre del niño, Viviana Carrillo, y pocos días después salió a la luz la historia de Benigna Leguizamón, que sigue en litigio para tratar de que Lugo asuma la paternidad de su hijo, ahora de 10 años.

Leguizamón, madre de otros tres hijos de otro hombre, asegura haber intimado con Lugo en la época en que hacia labores de limpieza en el Obispado de San Pedro, donde el ahora presidente fue obispo durante más de una década.