El técnico de la selección de Portugal que disputa la Eurocopa, Paulo Benton, mantiene su fe en el delantero Helder Postiga, aunque tal fidelidad pueda costarle el cargo.

Portugal solamente ha convertido un gol en sus cuatro partidos este año, y Postiga ni siquiera remató al arco en la derrota con Alemania por 1-0.

Los portugueses necesitan desesperadamente levantar la puntería el miércoles en su segundo partido del Grupo B, a riesgo de volverse a casa antes de lo esperado.

"Helder juega mañana", sentenció Bento el martes, pese a llamamientos en su país para que reemplace al delantero con la pólvora mojada.

Mientras los arietes Hugo Almeida y Nelson Oliveira esperan su oportunidad, la insistencia de Bento en Postiga, de 29 años, podría resultar contraproducente en medio de acusaciones de que su fidelidad al delantero es perjudicial.

Postiga ha jugado 48 partidos con la selección y disputa su tercer Euro, pero había quedado afuera de la escuadra que jugó la Copa Mundial por decisión del técnico anterior Carlos Queiroz.

Dejó el Sporting de Lisboa al principio de la temporada anterior y pasó al Zaragoza de España después de no anotar en sus primeros cinco partidos de la liga portuguesa.

Portugal tiene mucho talento — después de todo, es la patria de Cristiano Ronaldo_, pero su ataque no ha podido penetrar las defensas rivales y tendrá que hallar el camino para superar la cerrada resistencia dinamarquesa.

"Todo jugador que elijo, en cualquier posición, se debe a que estoy seguro de que lo dará todo por el equipo nacional", afirmó Bento, y agregó que Postiga tuvo un desempeño "extraordinario" ante Alemania.

Por su parte el jugador admitió que le falta mejorar su puntería.

"Tenemos que mejorar nuestra puntada final", afirmó. "Hemos creado muchas oportunidades. Los goles terminarán por llegar".

Postiga fue el segundo goleador en la clasificación para la Eurocopa del 2012 con cinco goles, dos menos que Ronaldo.