El volante español Sergio Busquets dice que su equipo no busca excusas, aunque de todos modos podría alegar una.

Después de empatar 1-1 con Italia en el Grupo C de la Eurocopa en Gdansk, España se quejó de que el estado del campo de juego perjudicó su juego de toques y pases.

Aunque Busquets asegura que la queja española no tiene sabor a "excusa", los campeones europeos y mundiales eludieron responder las preguntas sobre la decisión española de no alinear a ningún delantero de punta.

Busquets agregó que espera que la UEFA haga cambios en la cancha para el partido del jueves contra Irlanda en el mismo estadio.

"No es intento de ninguna excusa", aclaró. "Es la realidad. Los dos equipos juegan en el mismo césped con el mismo balón, pero a un equipo le puede perjudicar más que al otro por su manera de jugar. No es ninguna excusa".

Busquets agregó que España "se basa en el juego de toque, en combinar rápido, en desequilibrar" y que el estado del campo, que no ha sido cortado, hace que le cueste más con su tipo de juego. "La pelota no rueda más rápido para llegar al compañero, para romper defensas. Nos perjudica mucho pero es una decisión de la UEFA. Ellos tienen que decidir".

El jugador también opinó en el torneo "goleadas hay muy pocas" pero agregó que "el gol va a llegar".

"Nuestra confianza es alta, estamos disfrutando todo", comentó Busquets. "Mi intención es aportar. Siempre voy a darlo todo para estar aquí.

El volante admitió que ha habido algunas críticas. "Fue un comienzo difícil en el torneo. Y si uno no gana siempre hay un pero, un debate. Ahora lo importante es sacar los tres puntos frente a Irlanda".

"La fase final de la Eurocopa está muy igualada", agregó. "Cada partido es muy difícil".