Después de perderse la oportunidad de vencer a Inglaterra en su debut en la Eurocopa, Francia siente más presiones que nunca para enfrentar el viernes a una revitalizada Ucrania.

El partido del lunes entre Francia e Inglaterra fue anunciado como el choque entre los favoritos del Grupo D, pero el empate permitió que Ucrania se pusiera al frente por su victoria sobre Suecia por 2-1.

Tras un comienzo incierto, Francia dominó pero no pudo aprovechar su mayor posesión de la pelota, para frustración del técnico Laurent Blanc.

"Queremos que los futbolistas hagan su juego natural y estamos haciendo todo lo posible para ayudarlos a que sea así", afirmó Blanc el martes. "Pero hay una diferencia entre lo que uno dice y lo que se hace en el campo. Por supuesto tendremos que hacer las cosas diferentes contra Ucrania".

Eso podría significar correr más riesgos al principio, en vez de quedarse a esperar como hizo Francia contra Inglaterra.

"Reaccionamos bien, pero no fue suficiente para ganar", agregó el técnico, insinuando que podría probar otros jugadores. "Haremos cambios si consideramos que hay algunos jugadores que puedan hacer algo más en un partido como este. Analizaremos el equipo ucraniano y posiblemente habrá cambios según ese análisis".