El estado de salud del ex presidente Hosni Mubarak se ha estabilizado después que perdiera varias veces la conciencia en las últimas 24 horas, dijeron el martes los funcionarios médicos.

Los funcionarios, que hablaron a condición de guardar el anonimato por no estar autorizados a dialogar con la prensa, dijeron que Mubarak, de 84 años, recibió oxígeno una vez el martes para ayudar con su respiración. Agregaron que vigilan su corazón y la presión arterial.

Hubo informaciones conflictivas sobre el estado de Mubarak desde que fue condenado a cadena perpetua el 2 de junio por no impedir la matanza de manifestantes en el levantamiento popular del año pasado. Los médicos dijeron que usaron un desfibrilador dos veces el lunes para reanimar a Mubarak.

Las autoridades médicas dijeron que su estado ha mejorado y que recibió oxígeno para ayudarle a respirar una vez cada cinco minutos. Agregaron que vigilan atentamente los latidos de su corazón y la presión arterial y se encuentra en la unidad de cuidados intensivos. Los funcionarios hablaron a condición de guardar el anonimato por no estar autorizados a dialogar con los medios de comunicación.

Las autoridades dijeron que Mubarak recibe líquidos intravenosos y el domingo perdió el conocimiento varias veces.

El abogado de Mubarak, Farid el-Deeb, dijo el lunes por la noche a una estación privada de televisión que el hospital del centro no está bien equipado con las condiciones críticas de salud de su representante, pese a un millón de dólares de renovación para acomodar al ex líder. Agregó a la estación CBC que en su primera noche en el hospital de la cárcel, los médicos no pudieron operar la máquina que inyecta oxígeno en Mubarak.

"Esto no puede ser considerado un hospital. Lo he visto con mis propios ojos", dijo el-Deeb a la estación de televisión. "Mubarak no confía ya en nadie. Quedó sorprendido al encontrar médicos que le atendieron, no los que le trataron antes, y teme tomar algo de nadie. No reconoce las caras que lo rodean. Es un gran problema para él".