Mineros del carbón en huelga bloquearon el martes caminos con neumáticos encendidos y lanzaron cohetes contra la policía en un intento para impedirle que disolviera protestas en el norte de España, dijeron autoridades del país.

Mientras algunos mineros han permanecido 23 días bajo tierra, otros miles incendiaron neumáticos en las provincias de Asturias y León, para llamar la atención a sus demandas para negociar sobre recortes de puestos de trabajo, dijo el alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez.

José Angel Fernández, de la Unión General de Trabajadores, dijo que los manifestantes han decidido recurrir a tácticas severas porque la policía antidisturbios les ha lanzado gas lacrimógeno y ha arremetido con porras contra ellos.

Gerardo Cienfuegos, de 39 años — minero desde los 16_, señaló que los inconformes han utilizado tubos para lanzar cohetes, resorteras, lanzadores de pelotas de golf e incluso un aparato hechizo que dispara papas a fin de mantener a la policía a distancia.

La minería ha sido parte integral de la economía de ambas provincias norteñas desde la época romana. Muchos mineros están preocupados de que los recortes en el gobierno — entre estos una reducción del subsidio a la minería de 300 millones a 110 millones de euros — signifique el fin de su industria.

Unos 8.000 mineros trabajan en el norte de España, dijo Fernández, quien agregó que el sector ha hecho grandes avances para ser autosuficiente, pero las reducciones podrían ocurrir en el peor momento posible.

Por su parte, Vázquez, de 57 años y quien fue elegido alcalde tras trabajar 27 años bajo tierra, dijo que los recortes significarían la muerte de la minería aquí y el fin de la esperanza para muchos jóvenes nuevos en la industria.

España aplica recortes a nivel general como parte de una reforma económica dirigida a reducir el abultado déficit fiscal y reducir la tasa de desempleo, que alcanza casi 25% en el país.

Varios miles de mineros chocaron con la policía a principios de junio en Madrid mientras marchaban para quejarse de que el fin de la asistencia del gobierno sentenciaría el derrumbe del sector.

La policía provista con porras arremetió contra un grupo que lanzaba piedras y botellas, arrestó a dos personas y nueve resultaron ligeramente heridas.

___

Heckle contribuyó desde Madrid.