El Gobierno tunecino decretó hoy el toque de queda en el Gran Túnez, que comprende las cinco regiones en torno a la capital, así como en las provincias de Susa, Monastir y Jenduba, tras los enfrentamientos de la pasada noche entre radicales islámicos y fuerzas de seguridad.