El estado de Misisipi (EE.UU.) ejecutó hoy a Jan Michael Brawner con una inyección letal por el asesinato en 2001 de su hija de 3 años, su esposa y los padres de ésta, según las autoridades penitenciarias.

El recluso, de 34 años, fue declarado muerto a las 19.18 hora del martes en Washington DC (23.18 GMT) después de dirigirse desde la camilla de ejecución a los familiares de las víctimas para desear que su fallecimiento les traiga paz.

Brawner había admitido su crimen y pedido disculpa a los familiares de las víctimas, al tiempo que había dicho que merece la pena capital por haber asesinado a su hija de corta edad tras un tormentoso proceso de divorcio.

Según los testigos de la ejecución y de la prisión de Misisipi en la que estaba recluido, el condenado se mostró hablador antes de recibir la inyección letal que acabó con su vida.

Tanto el Gobernador de Misisipi como el Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazaron detener la ejecución.