El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció hoy una multa de 619 millones de dólares al banco holandés ING por la violación de sanciones económicas impuestas por Washington contra Cuba, Irán, Sudán, Libia y Birmania.

Se trata de la mayor sanción impuesta por parte de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por su sigla en inglés), que investiga el cumplimiento de las sanciones impuestas por el Tesoro de EE.UU.

La resolución se produce después de que el Tesoro de EE.UU. denunciase a la entidad financiera holandesa por "manipulación intencionada y supresión de información" sobre más de 20.000 transacciones financieras prohibidas con Cuba, Irán, Sudán, Libia y Birmania.

ING utilizó filiales de EE.UU. para llevar a cabo estas transacciones entre 2002 y 2007, y eludir los controles impuestos por EE.UU.

Las violaciones por parte de ING ascendían a un total de 1.600 millones de dólares, precisó el Tesoro.

"Nuestras sanciones legales reflejan nuestros principales intereses en seguridad nacional e intereses en política exterior, y la OFAC las persigue exhaustivamente. El anuncio histórico de hoy debería servir como una clara advertencia a cualquiera que planee aprovecharse de evadir las prohibiciones de Estados Unidos", indicó Adam Szubin, director de la OFAC.