El Olimpia, con un doblete de Luis Caballero, derrotó al Libertad por 2-1 y se afianzó en el liderato del torneo Apertura paraguayo tras disputarse parcialmente la decimoséptima jornada.

Caballero marcó a los 39 y 50 minutos, el primero de cabeza, para el equipo del estratega uruguayo Gerardo Pelusso, mientras que Pablo Velázquez, a los 6, había puesto en ventaja al once del argentino Jorge Burruchaga.

El encuentro comenzó con casi una hora y media de retraso debido a problemas de iluminación en el estadio Defensores del Chaco, el principal recinto deportivo del país.

Con el triunfo, el Olimpia totalizó 40 puntos, seis más que el Cerro Porteño, que este miércoles se enfrenta al Nacional, en tanto que el Libertad se estacionó en el tercer lugar, con 31 enteros.

Por su parte, el Sol de América, cuarto clasificado, se impuso en su feudo de Villa Elisa, municipio de las afueras de Asunción, al colista Tacuary por 2-0 y se consolidó en esa posición, con 29, aunque muy distanciado del primer colocado.

Enzo Prono, a los 7 minutos, y José Ortigoza, a los 33, marcaron los goles del conjunto 'solense', que agravó la situación del muy venido a menos Tacuary.

El promocionado Sportivo Carapeguá también se reencontró con el triunfo ante el Rubio Ñú, al que derrotó por 2-1 con un doblete de Jorge Ayala, a los 8 y 33 minutos. Claudio Correa (m.21) descontó para la escuadra visitante.

Por su parte, el Guaraní, quinto, cedió un empate (2-2) en su visita a Luque, en el extrarradio capitalino, ante el alicaído Sportivo Luqueño.

El argentino Guido Di Vanni abrió en el minuto 11 el marcador para el Luqueño, Dante López igualó en el 38 para el 'aborigen', que se puso al frente a través de Nelson Romero, en el minuto 46, pero Adriano Duarte, en el 62, impidió la caída de los locales.

En Presidente Franco, a 340 kilómetros al este de Asunción, el Cerro Porteño de esa localidad tampoco pudo pasar de un empate a un gol frente al Independiente capitalino.

Fulvio Duarte adelantó al conjunto esteño a los 13 minutos e Imanol Iriberri selló la igualada a los 33.