La actriz Courteney Cox y su marido, David Arquette, separados formalmente desde octubre de 2010, están más cerca de poner fin a su matrimonio después de que el actor haya presentado una demanda de divorcio en la Corte Superior de Los Ángeles.

Arquette, de 40 años, cita diferencias irreconciliables en la documentación presentada en la Corte el pasado día 8, informó hoy la edición digital de la revista People, y solicita la custodia compartida de su hija en común, Coco, que cumple 8 años mañana.

La pareja, que se casó el 12 junio de 1999 -hace precisamente 13 años-, ha mantenido una buena relación desde su separación.

"Es mi persona favorita del mundo", dijo la actriz a la publicación en enero acerca de Arquette, su compañero de reparto en la franquicia de terror "Scream". "Es mi mejor amigo. No importa lo que ocurra en el futuro, siempre lo será", añadió.

El actor no busca apoyo económico por parte de Cox y en los documentos no se menciona cómo se dividirán las propiedades que mantienen en común, según el portal TMZ.com.

"La razón de esta separación es entendernos mejor a nosotros y las cualidades que buscamos en una pareja y en nuestro matrimonio", señalaron Cox y Arquette al dar a conocer su separación.

"Seguimos siendo mejores amigos y padres responsables de nuestra hija y todavía nos queremos profundamente", añadieron.

Cox, conocida por su papel en la famosa serie "Friends", y Arquette se conocieron en 1996 durante el rodaje de "Scream". Su hija nació en 2004.

Ambos aparecieron juntos el año pasado en el programa de radio de Howard Stern y cuando el presentador les preguntó acerca de una posible reconciliación, Arquette indicó que él quería, pero que Cox pensaba que era mejor que cada uno siguiera su camino.