Los pedófilos condenados en Chile serán inscritos en un registro oficial y tendrán prohibido trabajar con menores, según una ley promulgada este martes por el presidente Sebastián Piñera.

La entrada en vigor de la ley coincide con una denuncia que afecta a un jardín infantil de un sector elegante de Santiago donde un profesor de computación está acusado de cometer abusos sexuales de varios menores.

"Este proyecto de ley tiene características simples pero muy eficaces", dijo el mandatario al firmar la ley aprobada por el Congreso.

Agregó que "establece que toda persona que haya sido condenada por delitos sexuales contra menores de 18 años quedará inhabilitada de por vida, para siempre, a perpetuidad, para ejercer cualquier cargo, empleo oficial o profesión en ámbitos de la educación... o en cualquier otra actividad que por su naturaleza signifique relación directa o habitual con nuestros menores".

El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, señaló que los establecimientos escolares estarán obligados a consultar el registro nacional de pedófilos condenados cuando contraten a docentes o personal auxiliar.

La ley también contempla sanciones para quienes hagan mal uso del registro y afecten a personas inocentes.

Según una información oficial del Ministerio Público existen actualmente unos 2.600 condenados por pedofilia. Ese organismo judicial elaboró un mapa de pederastas.