Brasilia dio el primer paso en una potencial disputa comercial con Sudáfrica por la aplicación de medidas antidumping a las exportaciones brasileñas de aves, que según productores locales causa pérdidas por 70 millones de dólares anuales.

Esas medidas son aplicadas cuando un país considera que productores de otro país exportan sus productos a un valor inferior al que cobran en la propia nación u otros mercados, una práctica predatoria conocida como "dumping" y sancionada por la Organización Mundial del Comercio.

El consejo de ministros de la Cámara de Comercio Exterior de Brasil resolvió la noche del lunes autorizar a la cancillería iniciar las consultas formales con Sudáfrica sobre la aplicación de una sobretasa a las exportaciones avícolas brasileñas, que alcanza 62,93% en el caso de las aves enteras y 46,59% para los cortes sin huesos, según un comunicado del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior.

Tal autorización representa el inicio de una disputa ante la Organización Mundial del Comercio y se tomó en respuesta a un pedido de la Unión Brasileña de Avicultores que aseguró sufrir una pérdida de exportaciones que alcanzaría los 70 millones de dólares a causa de las medidas sudafricanas.

La Comisión de Comercio Internacional de Sudáfrica inició en junio de 2011 la investigación sobre la supuesta práctica de dumping por parte de productores brasileños de pollo y en febrero autorizó la aplicación de las sobretasas.

Brasil advirtió en mayo que Sudáfrica podría haber incurrido en violaciones al acuerdo antidumping de la Organización Mundial del Comercio por considerar que no tiene fundamento la denuncia de prácticas comerciales ilícitas.

Brasil exportó a Sudáfrica 1.680 millones de dólares en 2011 e importó de esa nación 912 millones el mismo año.