Las acciones de Bombardier ganaban hoy más de un 6 % después de que la empresa anunció la mayor venta de reactores de negocios de su historia al recibir un pedido de 100 aviones Challenger, con opción de otros 175 aparatos, por parte de la empresa estadounidense NetJets.

El valor de la adquisición podría situarse en 7.300 millones de dólares estadounidenses. Bombardier dijo que además de la venta de los aviones ha llegado a un acuerdo con NetJets, una de las compañías del empresario Warren Buffett, de servicio y mantenimiento por 15 años valorado en 2.300 millones de dólares.

Bombardier es el tercer mayor fabricante aeronáutico del mundo, por detrás de Boeing y Airbus, y compite con la brasileña Embraer en el mercado de aviones de corto recorrido y reactores de negocios.

La empresa canadiense también es el principal fabricante ferroviario del mundo.

El pedido de NetJets está dividido en la venta en firme de 75 Challenger 300 Series, y otras 125 opciones, y la venta en firme de 25 Challenger 605 Series, y otras 50 opciones.

Steve Ridolfi, presidente de Bombardier Business Aircraft, dijo a través de un comunicado que están "muy orgullosos de que, una vez más, NetJets ha seleccionado los aparatos de Bombardier para crecer y apoyar la expansión de su flota mundial".

Por su parte, el presidente de NetJets, Jordan Hansell, afirmó que "confiamos que el liderazgo de mercado de NetJets y nuestros sólidos cimientos nos permiten realizar inversiones a largo plazo en nuestro negocio para diferenciar nuestra flota de forma que nadie más en el sector lo puede hacer".