La expresidenta de Chile Michelle Bachelet evitó hoy hablar de su futuro político en su país, donde hay quien la sitúa como candidata de la izquierda en las elecciones presidenciales de 2013, y afirmó estar plenamente dedicada a su labor como directora ejecutiva de ONU Mujeres.

"Ahora estoy dedicada un cien por ciento a ONU Mujeres", se limitó a responder Bachelet a Efe tras ser preguntada sobre si baraja un eventual regreso a la vida política en Chile, donde la política mantiene un alto grado de popularidad y es favorita en todas las encuestas para acceder a un nuevo período en La Moneda.

Los chilenos sitúan a la exmandataria como su apuesta predilecta para las próximas elecciones presidenciales e incluso hay políticos que dan por hecha su candidatura por la Concertación por la Democracia.

El pasado mayo, una encuesta del chileno Centro de Estudios Públicos (CEP) situó a Bachelet, que ocupó la jefatura de Estado entre 2006 y 2010, como la candidata favorita de los chilenos para sustituir al actual presidente, Sebastián Piñera.

Según los datos del estudio, el 51 % de los encuestados quiere que la expresidenta chilena (2006-2010) regrese a La Moneda, mientras que la política socialista encabezó con un 83 % la lista de líderes políticos mejor valorados en el país suramericano.

"Siempre he sentido que es un honor contar con la confianza y el cariño de la gente", añadió Bachelet en declaraciones a Efe en la sede de ONU Mujeres, la agencia más joven de Naciones Unidas, que está dedicada a promover la igualdad de género en todo el mundo y que ella preside desde su fundación en 2010.

Bachelet prepara ahora la participación de ONU Mujeres en la próxima Conferencia de Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20), que se celebra la próxima semana en Brasil, pero se ha visto envuelta en las últimas semanas en una polémica en Chile relacionada con el tsunami que asoló el país en 2010.

La expresidenta ha sido duramente cuestionada por los partidos oficialistas y parlamentarios de las filas del Gobierno de Piñera, que consideran que Bachelet sí tiene responsabilidad política en lo sucedido por las 156 muertes y 25 desaparecidos que dejó el desastre cuando ella ya se disponía a traspasar el poder.

La oposición chilena cree que el intento de responsabilizarla por la fallida alerta de tsunami forma parte de una campaña para empañar su gran popularidad, favorita de todas las encuestas para acceder a un nuevo período como presidenta del país.

La popularidad de Bachelet va más allá de sus fronteras y su nombre figura entre los propuestos para alzarse con el premio Príncipe de Asturias de Cooperación, cuyas deliberaciones empezaron hoy y su fallo se hará público este miércoles.

Además, el lunes se desveló que la expresidenta ha sido galardonada, junto al director general de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza, con el premio UNESCO Valldigna 2012, que se otorgará en Valencia (España) en unos meses.

"Es un tremendo honor y tiene que ver con trabajar con la paz, y es que las mujeres son agentes de paz también", dijo Bachelet sobre el galardón, al tiempo que evitó manifestarse de forma alguna sobre su posible candidatura a los Príncipe de Asturias.