El general José Roberto León Riaño asumirá hoy la dirección de la Policía Nacional de Colombia, cargo en el que sucede al general Óscar Naranjo, quien en sus cinco años de gestión asestó grandes golpes a las guerrillas y a las bandas mafiosas.

El relevo se debe a que Naranjo, que en 2010 fue elegido por sus colegas de otros países el "mejor policía de mundo", presentó su renuncia el pasado 20 de abril, fiel a su promesa de pasar solo cinco años al frente de la Policía.

La ceremonia de transmisión de mando estará encabezada por el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

Asistirá también el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, y la cúpula de la Policía, que fue modificada el pasado 8 de mayo.

El general León Riaño se ha desempeñado hasta ahora como subdirector de la institución y se ha comprometido públicamente a continuar la senda de Naranjo en el combate a las guerrillas y al narcotráfico.

Naranjo seguirá ejerciendo como vicepresidente para las Américas de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), decisión que la Asociación Internacional de Jefes de Policía (en inglés IACP) tomó el pasado martes en una conferencia regional celebrada en la ciudad colombiana de Medellín (noroeste).

La Policía Nacional depende en Colombia del Ministerio de Defensa, pese a ser una fuerza de seguridad del Estado de carácter civil y no militar.

Colombia vive un conflicto armado interno desde hace casi 50 años.