China dijo que arrestó a 23 personas como parte de una investigación conjunta sino-estadounidense sobre la operación de una organización dedicada al contrabando de armas.

Los arrestos fueron anunciados el martes por el Ministerio de Seguridad Pública después de la detención de tres hombres el mes pasado en Estados Unidos con relación a la confabulación. Entre ellos está Joseph Debose, un sargento de la unidad de fuerzas especiales de la Guardia Nacional, junto con otros dos ciudadanos chinos.

Debose fue arrestado el 20 de mayo en una operación encubierta cuando llegaba con otro cargamento de armas para entregar a China y había estado armado con una pistola de calibre ,45, informó la procuraduría federal del distrito oriental de Nueva York.

La red de contrabando borraba los números de serie de las armas a fin de ocultar su origen, pero los investigadores estadounidenes en coordinación con la policía de Shanghai lograron realizar la pesquisa que los llevó hasta Debose.

"Este nivel de cooperación entre las autoridades de Estados Unidos y las de China constituyen una señal de optimismo y podría llevar a una mejor cooperación policial en el futuro", señaló la embajada estadounidense en Beijing el martes en una declaración.

El ministerio dijo que las recientes detenciones tuvieron lugar en 16 ciudades y provincias, llevando a la incautación de 93 armas de fuego, gran cantidad de partes y más de 50.000 municiones.

Señaló que la investigación comenzó con la detención en agosto de un ciudadano chino, Wang Ting, de 32 años, en el aeropuerto Pudong de Shanghai cuando éste fue a reclamar un paquete enviado en un servicio de entrega rápida descrito como un equipo estéreo pero que en realidad contenía nueve armas de fuego y partes adicionales.

El uso de armas de fuego están bajo estricto control en China la propiedad privada de éstas es generalmente ilegal. Las autoridades realizan campañas periódicas para detectar redes de contrabando de armas, las cuales son incautadas y destruidas.