El enviado especial de las Naciones Unidas a Siria ha pedido a los gobiernos internacionales con influencia que le "tuerzan el brazo" a Siria para detener la ola de violencia creciente en el país, dijo el martes su vocero.

Ahmad Fawzi dijo que el ex secretario general Kofi Annan intenta organizar una reunión diplomática lo antes posible a fin de analizar la situación en Siria al agravarse la violencia entre las fuerzas gubernamentales y las de la oposición.

"Es totalmente inaceptable y debe cesar, y por ello Annan ha invitado a los gobiernos con influencia a que eleven la barra un nivel más, al mayor nivel posible, y tuerzan brazos de ser necesario, a fin de que las partes adopten un plan", dijo Fawzi a los periodistas en Ginebra.

Empero, no especificó qué países puedan presionar al gobierno del presidente Bashar Assad de detener el asalto contra la oposición, aunque Rusia, China e Irán son considerados los mejores y aliados más fuertes de Siria.

Fawzi dijo que la misión de la ONU en Siria observó intensos enfrentamientos en Rastan y Talbiseh, al norte de Homs, con empleo de artillería, morteros y helicópteros.

"Informaron además que el Ejército Libre de Siria apresó a soldados del ejército sirio", indicó el vocero. "Agregaron que un gran número de civiles, incluyendo mujeres y niños, atrapados dentro de Jaldiyé, en el centro de la ciudad, intenta mediar su evacuación".

"El partido más fuerte debería indicar sin cortapisa alguna de buena fe y para detener la violencia, y el partido más fuerte en este caso es obviamente el gobierno de Siria", agregó.

Fawzi dijo que el aumento de la violencia refleja el incremento de la lucha ocurrido poco antes de ser acordada una tregua en abril, y el aumento de la violencia sectaria se ha extendido ya a la vecina Líbano.

"Cuanto más continúe esta violencia más peligrosa se hará no solamente para el país y el pueblo sirio si para toda la región", agregó.