Los abogados de Dominique Strauss-Kahn apelaron hoy la decisión de un juez neoyorquino que rechazó a principios de mayo su petición para que la demanda civil que el político francés todavía tiene pendiente en un tribunal del Bronx fuera desestimada al alegar que gozaba de inmunidad diplomática.

Así consta en unos documentos judiciales presentados hoy por el equipo de letrados que representa al exdirector gerente del FMI ante el juzgado de Douglas McKeon, el magistrado que lleva el caso de la demanda civil presentada el verano pasado por Nafissatou Diallo, la mujer que acusa a Strauss-Kahn por agresión sexual.

El caso pasará ahora a manos del Primer Circuito de la Corte de Apelaciones de Estados Unidos, que deberá pronunciarse sobre el recurso presentado por los abogados del político socialista francés, quienes buscan de esta forma que se desestime la demanda contra su cliente.

El juez McKeon rechazó el pasado 1 de mayo la petición de la defensa de Strauss-Kahn para que se desestimase el caso civil alegando que su cliente gozaba de inmunidad diplomática cuando se produjo la supuesta agresión en la habitación del hotel Sofitel el 14 de mayo de 2011.

Entonces, el juez recordó que el político socialista francés renunció voluntariamente a su puesto al frente del FMI días después de su detención, por lo que "no era ni empleado del FMI ni enviado diplomático, ni agente diplomático" después del 18 de mayo de 2011, fecha de su dimisión y por lo que "no disfrutaba de inmunidad".

Por su parte, los abogados de Diallo solicitaron hoy al juez McKeon que curse citaciones ("subpoenas") para que la oficina del fiscal de Manhattan, Cyrus Vance, y los agentes de la policía neoyorquina aporten documentación sobre su investigación de lo ocurrido el 14 de mayo de 2011 en un hotel de Manhattan.

La defensa busca documentos "escritos, grabados o guardados electrónicamente" sobre la investigación de la supuesta agresión sexual en posesión de la policía neoyorquina y la fiscalía de Manhattan, pero ambas entidades rechazan la petición alegando que hay secreto de sumario.

El mediático caso contra DSK, como es conocido por la prensa el político francés, comenzó el año pasado con su detención en el interior de un avión en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York cuando se disponía a viajar a París, después de que la Policía recibiera la denuncia por asalto sexual de Diallo.

Continuó entonces con un proceso penal de varios meses del que finalmente el político socialista francés quedó libre de cargos a finales de agosto pasado, cuando la Fiscalía pidió que se desestimara el caso por falta de credibilidad en el testimonio de la demandante.

Mientras el caso criminal iba perdiendo fuelle, los abogados de Diallo recurrieron a la justicia civil el pasado 8 de agosto con una querella en la que acusaban al exdirector gerente del FMI de haber asaltado sexualmente a su cliente de forma "sádica, intencionada, brutal y violenta".

En una audiencia sobre este caso civil en marzo pasado, el juez ya se mostró escéptico ante la inmunidad esgrimida por Strauss-Kahn, rebatió en repetidas ocasiones los argumentos de la defensa y recordó que en los documentos fundacionales del FMI queda recogido que la inmunidad de sus dirigentes "no es total".