El escritor Mario Vargas Llosa destacó hoy la labor de la Agencia Efe a favor de la información y la defensa de la cultura en español en el mundo, que "debe ser mantenida sin ninguna duda".

El premio Nobel de Literatura efectuó esas declaraciones después de mantener una charla con el escritor Juan Cruz en un acto organizado por la Embajada española y el Instituto Cervantes de Dublín.

"La agencia Efe forma parte de una vocación del mundo de nuestra lengua de volcarse hacia el resto de las culturas y de las lenguas, y eso debe ser mantenido", aseguró a Efe el escritor nacido en Perú.

"Hay una cierta perspectiva -continuó- que representa tanto la cultura de nuestra lengua como la información que está encarnada en una institución como Efe y eso hay que mantenerlo sin ninguna duda".

Vargas Llosa se hizo eco de las opiniones de escritores, políticos y colectivos de periodistas que en las últimas semanas han salido en defensa de la Agencia Efe, la primera agencia de noticias en español y cuarta del mundo.

Como parte de lo que se ha denominado como la "Marca España" en el exterior, el escritor peruano destacó el papel de Efe en un contexto de constante crecimiento de la lengua de Cervantes.

"El español está creciendo, tiene una presencia prácticamente en todos los continentes, gana cabeceras de playa en países donde no estaba presente y en países como Estados Unidos es hoy en día una realidad cultural, económica, política", recordó Vargas Llosa.

Aunque reconoció que la lengua inglesa tiene una presencia dominante, el escritor peruano recordó que el mundo es también ahora más complejo y surgen otras lenguas, como el mandarín.

"Yo creo que no podemos quejarnos, al contrario; el español es una lengua, una cultura de gran dinamismo que no está retrocediendo, sino ganando pasos", añadió Vargas Llosa.

El Premio Nobel de Literatura en 2010 ofreció hoy una charla en el Instituto Cervantes de Dublín centrada en su novela "El Sueño del Celta", la historia del revolucionario irlandés Roger Casement y su lucha para denunciar los excesos del colonialismo del siglo XX en el Congo, la Amazonía e Irlanda.