El enviado internacional Kofi Annan dijo el lunes que está "gravemente preocupado" por la intensificación de los combates en Siria, al referirse al bombardeo de áreas dominadas por la oposición en la provincia central de Homs y reportes de ataques con morteros, helicópteros y tanques cerca de la costa del Mediterráneo.

La violencia ha crecido en las semanas recientes, mientras que ambos bandos ignoran el alto el fuego negociado por Annan que se suponía entraría en efecto el 12 de abril, pero nunca se mantuvo.

Annan demandó a ambos bandos que "den todos los pasos para asegurar que los civiles no sean lastimados", dijo el portavoz Ahmad Fawzi.

Videos subidos a internet mostraron bolas de fuego por estallidos en el aire mientras rondds de bombardeos azotaban los edificios residenciales en Homs el lunes. Los bombardeos zumbaban por el cielo en medio de disparos esporádicos de ametralletadora.

Asimismo, hubo reportes de enfrentamientos graves en la provincia de Idlib, en el norte del país.

Los activistas reportaron más de 50 personas muertas en todo el país, aunque no fue posible corroborar de manera independiente la cifra de víctimas ni la autenticidad de los videos en internet.

Sausan Ghosheh, portavoz de los observadores de Naciones Unidas en Siria, dijo que hubo reportes de que mujeres y niños quedaron atrapados en Homs.

"Lo que estamos viendo ahora son duros enfrentamientos mientras el ejército sirio intenta retomar posiciones ocupadas ahora por los rebeldes", dijo Rami Abdul-Rahman del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una organización activista con sede en Gran Bretaña, que utiliza una red de fuentes en los sitios de los ataques.

"Hay muchos muertos entre los rebeldes", dijo.

Los activistas dijeron que el ejército sirio usó helicópteros de combate para atacar Rastan, un pueblo tomado por los rebeldes en la provincia de Homs, y que atacaron otras zonas del país. Rastan ha resistido embates del gobierno durante meses, según los activistas.