El comandante de las fuerzas de EEUU en Corea del Sur, James Thurman, anunció hoy que ha pedido al Pentágono que aumente el despliegue de sistemas de misiles, helicópteros y aviones de reconocimiento, ante el aumento de la tensión en la península coreana.

"Para poder mejorar nuestra capacidad bélica, he pedido prioridad para recibir un escuadrón de ataque y reconocimiento adicional", explicó Thurman, en declaraciones recogidas por la agencia Yonhap en un foro organizado por el ejército surcoreano en Seúl.

Thurman explicó que ha solicitado incrementar las capacidades de sus tropas en materia de misiles balísticos con un rango de entre 300 y 3.500 kilómetros y también de misiles Patriot, y que ha pedido también un batallón de aviación adicional para apoyar a una de sus divisiones de infantería.

Oficiales de las Fuerzas Estadounidenses de Corea (USFK) han especificado que el batallón de aviación incluiría también helicópteros Apache.

Thurman añadió que confía en que Washington aceptará llevar a cabo este despliegue adicional en Corea del Sur.

Las declaraciones de Thurman se producen en un momento en que la comunidad internacional vigila de cerca a Corea del Norte ante la posibilidad de que el régimen comunista lleve a cabo un nuevo ensayo nuclear.

Pese a que el fin de semana un portavoz del ministerio de Exteriores norcoreano aseguró que Pyongyang "no está planeando por el momento" prueba alguna, la península continúa en tensión después de que en abril los servicios de inteligencia surcoreanos detectaron por satélite movimientos sospechosos en una base del país vecino.

En ese sentido, Thurman afirmó que el ejército estadounidense también vigila "de cerca" movimientos militares en Corea del Norte.

Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra, ya que el conflicto que las enfrentó entre 1950 y 1953 concluyó con un armisticio y no con un tratado de paz.

Estados Unidos, que tomó parte por Seúl en la contienda, mantiene actualmente unos 28.500 efectivos en Corea del Sur.