Un total de 22 personas resultaron heridas y 64 fueron detenidas en los disturbios ocurridos este domingo en el centro de Santiago, en el marco de un homenaje al fallecido dictador chileno Augusto Pinochet, según datos actualizados hoy por las autoridades.

Veinte de los heridos son carabineros (policía militarizada) y dos son periodistas, uno del Canal 13 y otro de Megavisión que cubrían los incidentes, según los datos de la Intendencia (gobernación) de la capital chilena.

Según fuentes de Carabineros, uno de los efectivos sufrió lesiones de gravedad y otro de mediana gravedad y ambos se encuentran hospitalizados.

Los enfrentamientos fueron protagonizados por detractores de Pinochet que trataban de acercarse al céntrico teatro Caupolicán, donde se celebró el homenaje al dictador, y por miembros de la Policía, que empleó gases lacrimógenos y chorros de agua para contenerlos.

Los disturbios más graves fueron protagonizados por grupos de encapuchados que destruyeron bienes urbanos, agredieron a transeúntes y policías y arremetieron contra locales comerciales y otras edificaciones.

En la mañana de lunes aún no habían sido repuestos los semáforos destruidos en tres importantes intersecciones, lo que generó algunos atascos en el tráfico automotor.

Un local de venta de automóviles en el que quince vehículos resultaron seriamente dañados y un edificio en construcción que pretendieron quemar estuvieron entre los sitios más afectados.

Según las fuentes, la mayoría de los detenidos fue por desórdenes y daños en la vía pública.

Mientras el acto en homenaje a Pinochet sumó unos 1.200 asistentes, la intendencia calculó en 3.000 los detractores, reunidos principalmente en un parque situado a unos 500 metros del teatro.