Dos sismos sacudieron varias poblaciones del norte de Afganistán el lunes, provocando un alud de tierra que sepultó más de 20 casas, informaron las autoridades al expresar el temor de que hayan muerto un centenar de personas.

Los socorristas han retirado los cadáveres de dos mujeres de entre los escombros del deslizamiento de tierra en la provincia de Baghlan, informó el gobernador regional Abdul Majid. La ONU informó de otra muerte y dijo que hubo viviendas destruidas en cinco distritos.

El alud de lodo y rocas en la localidad montañosa de Sayi Hazara fue de gran magnitud y enterró las casas a tanta profundidad que los socorristas desistieron de seguir excavando con palas, dijo Jawed Basharat, vocero de la Policía provincial que formó parte del contingente que examinaba el sitio después del derrumbe. No había indicios visibles de inmuebles bajo tierra.

"Necesitamos máquinas excavadoras u otro equipo para retirar toda esta tierra y sacar los cadáveres o los sobrevivientes, si los hay", dijo Basharat.

La cifra de las casas sepultadas que fue divulgada por las autoridades provino sólo de lugareños, quienes afirmaron que entre 25 y 30 viviendas desaparecieron por el alud.

La región de Hindu Kush fue sacudida por un sismo de magnitud 5,4 que fue seguido por otro de 5,7 en la zona, informó el Centro Geológico de Estados Unidos. Ambos también se percibieron en la capital afgana, Kabul, donde los inmuebles se cimbraron.

El distrito de Burka, donde ocurrió el derrumbe, es un conjunto remoto de pueblos montañosos en la provincia de Baghlan. El área está a 40 kilómetros (25 millas) que son recorridos en dos horas en vehículo desde la capital provincial de Pul-e-Khumri.