El ya matemáticamente candidato presidencial republicano en EE.UU., Mitt Romney, iniciará este viernes una gira en autobús por seis estados del país para explicar a los ciudadanos el "fracaso" de las políticas económicas del Gobierno de Barack Obama, anunció hoy su equipo de campaña.

La gira, que durará cinco días, hará paradas en pequeñas ciudades de los estados de Nuevo Hampshire, Pensilvania, Ohio, Wisconsin, Iowa y Michigan, todos ellos muy disputados de cara a las elecciones presidenciales del 6 de noviembre, en las que Obama buscará la reelección.

Llamado "Cada ciudad cuenta", el tour fue anunciado hoy por el equipo de campaña del candidato y será el primero por varios estados que Romney realiza tras haber logrado en mayo el número de delegados necesario para obtener la nominación presidencial en la convención republicana de agosto en Tampa (Florida).

"Durante tres años y medio, el presidente Obama ha prestado poca atención a las preocupaciones cotidianas de los estadounidenses", dijo Romney en una declaración divulgada junto al anuncio de la gira.

El objetivo del tour es que Romney se reúna con familias y dueños de negocios en pequeñas ciudades de esos seis estados para conocer sus inquietudes y hablarles de las "políticas fallidas" de Obama.

Romney comenzará la gira en Nuevo Hampshire, continuará por Pensilvania y su tercera parada será Ohio, un estado clave para noviembre que Obama prevé visitar también este jueves.

En Wisconsin Romney quiere aprovechar el viento a favor que ha supuesto la victoria del gobernador del estado, el republicano Scott Walker, en un referendo realizado la semana pasada en el que se salvó de la destitución.

La última parada de su gira será Michigan, su estado natal y en el que su padre fue gobernador.

La campaña de Romney también está intentando sacar partido del comentario que hizo la semana pasada Obama acerca de que el sector privado de EE.UU. "está bien" pese a la crisis, lo que le valió sonoras críticas.

En un nuevo vídeo divulgado en internet, el equipo del candidato republicano mezcla noticias sobre el alza del índice de desempleo en mayo con la frase de Obama para afirmar que la declaración del presidente muestra que "ha perdido el contacto con la clase media".