La euforia bursátil en la apertura de los mercados europeos se tornaba horas después en preocupación y una fuerte subida de la presión sobre la deuda española por las dudas sobre si el rescate de hasta 125.000 millones de dólares aprobado por Bruselas para el problemático sistema bancario será suficiente para reconducir la economía ibérica.

El selectivo Ibex 35 de la Bolsa de Madrid, que abría la sesión con subidas del 4%, moderaba la escalada al 1,5%. Mientras que el rendimiento de la deuda española a largo plazo que se había relajado al 5,9%, volvía a repuntar al 6,27%; otra vez cerca de la frontera considerada insostenible de entre el 7 y el 8%.

El Eurogrupo, que reúne a los 17 países que comparten el euro, anunció el sábado la concesión de un préstamo de hasta un máximo de 100.000 millones de euros (125.000 millones de dólares) para sanear parte de la banca española, ahogada en un mar de activos tóxicos y créditos en riesgo de impago por el colapso inmobiliario en el país ibérico.

La cantidad concreta de dicho préstamo se conocerá en los próximos días, cuando concluyan las dos evaluaciones independientes de la cartera bancaria encargadas por el gobierno.

"Los inversionistas se están preguntando cuál es el colchón real del préstamo, particularmente en un entorno en el que la economía real es bastante pobre", dijo Mike Miller, analista de Capital Economics en Londres, sobre la situación de España, actualmente en recesión y con un desempleo de casi el 25%.

"Los mercados se preguntan si un segundo rescate va a ser necesario", agregó Miller.

El gobierno español, por su parte, argumentó que el préstamo es más que suficiente para cubrir los activos tóxicos de la banca y que la asistencia financiera no empeorará el volumen de deuda pública española, tal y como sostiene algunos expertos.

"El límite de 100.000 millones de euros garantiza un respaldo creíble más que suficiente para cubrir las posibles necesidades del sistema, incluso en los hipotéticos escenarios más adversos incluyendo además un colchón adicional", afirmó el Ministerio de Economía en un comunicado.

El presidente Mariano Rajoy presentó el domingo el auxilio económico europeo como una línea de crédito ventajosa, que no estará condicionada a ajustes macroeconómicos y fiscales, como sí ocurrió en los rescates de Grecia, Irlanda y Portugal, supeditados a duros planes de austeridad.

Pero la Unión Europea dejó claro que el lunes que ese dinero es algo más que un préstamo, que además de ser devuelto con intereses, conllevará reformas para el sistema financiero supervisadas por inspectores de la llamada "troika", que integran la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Cuando la gente presta dinero, nunca lo hace de forma gratuita. Ellos quieren saber qué se hace con el dinero", dijo Joaquín Almunia, Comisario Europeo para la Competencia.

"No estoy hablando sólo de la obligación de devolver el dinero, sino también de otro tipo de términos", dijo a la radio Cadena Ser, y agregó que éstos todavía se debían determinar.

Un portavoz de la Comisión Europea, Amadeu Altafaj, dijo a la televisión estatal española que este trío tendrá gente sobre el terreno para supervisar la reestructuración del sector financiero español.

afirmó que el mes pasado la Comisión Europea recomendó a España acometer reformas adicionales, tales como acelerar el incremento gradual de la edad de jubilación — pasar de 65 a 67 años — y subir el impuesto sobre las ventas. El diario El País citó a funcionarios de la UE el lunes que decían que estos cambios y otros son parte de las condiciones que vienen con el paquete de rescate bancario.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino