El jefe del Estado paraguayo y presidente pro témpore de la Unasur, Fernando Lugo, hizo un llamado hoy a superar a través de este organismo regional una historia marcada por el "despojo, la exclusión y la pobreza".

Lugo fue el encargado de entregar al venezolano Alí Rodríguez la Secretaría General de la Unasur, cargo que ocupó hasta hoy la colombiana María Emma Mejía, sucesora del primer secretario, el argentino Néstor Kirchner, quien falleció a finales de 2010.

El presidente paraguayo le asignó a Rodríguez la labor de dar continuidad a la tarea llevada a cabo por Mejía, a quien reconoció el cumplimiento del "rol fundamental" de la construcción de la estructura de Unasur y su "consolidación institucional".

Y destacó la capacidad de Rodríguez para llevar a cabo las tareas de la Secretaría General basándose en "la historia de su vida, en su basta experiencia de trabajo y en los principios que defiende".

"Alí Rodríguez es un gran luchador que en su momento soportó persecuciones por razones políticas y siempre mantuvo un compromiso firme y militante en la lucha por la emancipación de los pueblos de nuestra América", manifestó Lugo de quien fue guerrillero en la década de los sesenta.

El exobispo paraguayo remarcó en un discurso de marcado contenido social que la Unasur tiene que servir como herramienta para encarar los "enormes desafíos" que se plantean en un contexto de crisis global que reafirma los principios del organismo.

"El modelo que ha privilegiado la lógica económica y que tiene como centro los mercados y no la persona humana no simplemente pasa por una crisis financiera, sino estructural y es padecida por los pueblos del mundo en todas las áreas", insistió Lugo.

Lugo, que remarcó que América del Sur posee las mayores reservas de recursos naturales estratégicos a nivel mundial, indicó que paradójicamente, "la historia del continente se encuentra marcada por el despojo, la exclusión y la pobreza".

Una situación que hoy en día sigue vigente y que hace de Suramérica "el continente más desigual del mundo" por la gran brecha entre ricos y pobres.

Asimismo calificó de "inaceptable", la "violación irracional" de estos recursos naturales.

Por eso, el mandatario paraguayo remarcó que la Unasur tiene la labor de encarar desafíos en materia de políticas sociales, educación, energía, salud y medioambiente "en miras a eliminar la desigualdad socioeconómica en América del Sur".

El acto de posesión de Alí Rodríguez se celebró en el sede de la Presidencia de Colombia con presencia, además de Lugo, del mandatario del país anfitrión, Juan Manuel Santos, y nueve cancilleres de la Unasur.