Las ventas de automóviles importados en Brasil cayeron un 35,6 % el pasado mayo, en relación al mismo mes de 2011, según un balance divulgado hoy por la Asociación Brasileña de Empresas Importadoras de Vehículos Automotores (Abeiva).

El informe dice que en mayo pasado fueron vendidos en el país 12.388 automóviles importados, contra las 19.277 unidades que habían sido adquiridas por los brasileños en el mismo mes del año anterior.

La Abeiva atribuyó la severa caída en las ventas a una reducción de impuestos para los vehículos nacionales anunciada por el Gobierno a mediados del mes pasado.

Asimismo, explica que la pérdida de mercado responde también, en cierta medida, al proceso de devaluación de la moneda brasileña, que en lo que va de este año ha caído cerca de un 12 % en su relación con el dólar, lo cual ha encarecido las importaciones.

No obstante, incide en la reducción de impuestos que beneficia a a la industria nacional, que durante el mismo mes de mayo incrementó sus ventas en un 12,1 % gracias a los incentivos aprobados por el Gobierno.

El presidente de Abeiva y director de la firma Jaguar Land Rover en Brasil, Flavio Padovan, expresó la preocupación que siembra esa situación entre los importadores y alertó de que puede dificultar la manutención de las plazas de trabajo que genera el sector.

Según indicó Padovan en un comunicado, las concesionarias que se dedican a la venta de automóviles importados emplean a Brasil a unos 35.000 trabajadores.