La Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Onudi) dio 2,5 millones de dólares a Ecuador para eliminar el uso de Cloro Fluor Carbono (CFC) en el sector industrial y el bromuro utilizado en los cultivos de flores, anunció hoy el Gobierno

La ministra de Industria y Productividad, Verónica Sión, resaltó en una rueda de prensa que con este aporte Ecuador recibirá capacitación técnica y equipos para la eliminación de estos componentes.

Con esto, dijo Sión, se espera suprimirlos para 2014 y, de este modo, "acelerar" la meta para el país, que estaba prevista para el año 2030.

Los CFC, que se suelen utilizar en electrodomésticos como las refrigeradoras, destruyen la capa de ozono y contribuyen al cambio climático, mientras que el bromuro es un producto altamente contaminante y perjudicial para la salud humana.

El director general de la Onudi, Kandeh Yunkella, se reunió hoy con el presidente de Ecuador, Rafael Correa, para abordar diferentes aspectos de las políticas del país en materia de desarrollo sustentable.

Sión explicó que en el encuentro, Yunkella invitó a Correa a participar en septiembre a una asamblea de la ONU que reunirá a las máximas autoridades mundiales que debaten sobre desarrollo sostenible.

"El señor presidente ha cogido positivamente esta invitación", dijo Sión.

En la reunión, explicó Sión, entre otros temas trataron cómo pasar de una economía extractivista a un desarrollo industrial sustentable, de la necesidad de diversificar la matriz productiva del país y de generar una oferta exportable en el ámbito siderúrgico y astillero.

Está previsto que mañana Yunkella visite el parque Nacional Yasuní, donde existe un proyecto para dejar bajo suelo amazónico un yacimiento de petróleo, con lo que se dejaría de emitir al aire unos 400 millones de toneladas de dióxido de carbono.

A cambio de no explotar los campos Ishpingo, Tambococha y Tiputini (ITT), situados en el Yasuní, donde se calculan reservas por más de 800 millones de barriles de petróleo, Ecuador pide una compensación internacional de 3.600 millones de dólares.

Yunkella afirmó que los retos del país andino son "tomar los ingresos de los recursos naturales para crear otras formas de recursos", así como "saber cómo manejar y producir prosperidad para la gente y proteger los ecosistemas".

Yunkella, quien después de Ecuador visitará Perú y luego irá a Río de Janeiro para participar en la cumbre mundial sobre desarrollo sostenible, apuntó que en ese encuentro se deber tener en cuenta que para crear productos electrónicos, como los teléfonos móviles, se utilizan minerales que se extraen en los países en desarrollo.

"En el siglo XXI nosotros tenemos que hablar del crecimiento inclusivo, de la protección de los ecosistemas y de la protección de los pueblos indígenas", destacó.

Yunkella presidió con Correa la ceremonia de cambio de guardia y hoy recibirá las llaves de la ciudad de Quito de manos de su alcalde, Augusto Barrera, en un acto en la Iglesia de San Agustín.