La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) expresó hoy su preocupación por un acuerdo que negocian Israel y el Vaticano sobre exenciones fiscales a la Iglesia porque, en su opinión, legitimará implícitamente la anexión de Jerusalén Este.

"Estamos preocupados por las informaciones sobre el acuerdo que van a firmar", afirmó en un comunicado el encargado de Relaciones Internacionales de la OLP, Nabil Shaath, al exponer la problemática sobre esa parte de la ciudad ocupada por Israel en 1967 y que los palestinos reivindican como capital de un futuro estado.

El acuerdo -que, según la OLP, no distingue en un preámbulo entre el territorio soberano de Israel y el ocupado- es visto por los palestinos como un reconocimiento implícito de la anexión que la Kneset (Parlamento israelí) realizó en 1981 de esa parte de la ciudad, nunca reconocida por la comunidad internacional.

La OLP, prosigue la nota de Shaath, "confía en que la Santa Sede clarifique la situación" y "garantice que cualquier acuerdo (con Israel) preserve las posturas de apoyo de la Santa Sede a los derechos palestinos a la autodeterminación y a la independencia en el territorio que Israel ocupó en 1967, incluido Jerusalén Este".

Israel y el Vaticano negocian desde hace trece años un acuerdo sobre cuestiones económicas para regularizar el trabajo y los derechos de la Iglesia Católica en Tierra Santa, que incluye nuevas normas de exención fiscal y otros asuntos municipales para propiedades eclesiásticas y centros de culto.

Parte de esos centros están divididos entre el territorio reconocido de Israel y el que ocupa desde la Guerra de los Seis Días en Cisjordania y Jerusalén Este, donde se encuentran algunos de los principales santuarios cristianos, entre ellos el Santo Sepulcro.

La séptima ronda de negociaciones, encabezadas por el viceministro israelí de Exteriores, Dani Ayalón, se inició hoy en Roma.

El portavoz israelí de Exteriores, Igal Palmor, indicó a Efe que "no está claro por qué los palestinos interfieren en negociaciones bilaterales entre Israel y el Vaticano, es un tema en el que no tienen autoridad y sobre el que no tienen ninguna información concreta".

"Pareciera que tratan de ejercer presiones (sobre el Vaticano) con el único objetivo de entorpecer las negociaciones sin conocer la realidad", dijo Palmor.