Comenzó a transmitir el lunes una nueva estación panárabe de televisión por satélite, a cargo de un reconocido periodista tunecino que abandonó Al Yazira para protestar contra lo que él interpretó como un manejo sesgado de la información contra el régimen del presidente sirio Bashar Assad.

Las televisoras noticiosas árabes se disputan la atención de la población en un momento de impetuoso cambio político en el mundo árabe.

La estación Al Mayadeen ("Las Plazas" en árabe), con sede en Beirut, dijo que su propósito es contrarrestar la influencia de las redes Al Yazira y Al Arabiya, fundadas por gobierna de países árabes petroleros del Golfo Pérsico que han apoyado el levantamiento en Siria, que colinda con Líbano.

El nuevo canal promete respaldar la causa palestina y todas las formas de "resistencia", un término en la jerga del Medio Oriente que generalmente es usado para describir al poderoso grupo miliciano libanés Jezbolá y a otras organizaciones que luchan contra Israel.

Al Mayadeen está dirigida por Ghasan bin Jiddo, quien el año pasado abandonó a Al Yazira — establecida en Qatar — en protesta por la manera en que ha cubierto la revuelta en Siria.

Desde que el levantamiento comenzó hace 15 meses, algunos árabes han acusado a Al Yazira de incitar a la opinión pública contra el régimen de Assad.

La estación espera capitalizar el cisma en el mundo árabe entre las naciones árabes del Golfo Pérsico encabezadas por Arabia Saudí y Qatar, que tienen diferencias con Irán y Siria y han pedido una intervención militar internacional para derrocar a Assad.

"No somos una canal que hable en nombre de Irán o del régimen sirio. Somos una canal totalmente independiente que refleja la realidad tal cual", afirmó Bin Jiddo esta semana en una conferencia de prensa en Beirut.

No obstante, dijo que el canal abogará por las causas nacionalistas árabes, sobre todo las palestinas.

"Combatiremos el sectarismo y nos opondremos al nacionalismo y a la intervención extranjera", agregó.