El musical "Once", un drama amoroso en Dublín entre un músico y una florista inmigrante, acaparó anoche la entrega de la 66 edición de los premios Tony a las mejores producciones teatrales y musicales de EE.UU., al hacerse con ocho galardones, entre ellos el de mejor musical.

"Once", que había logrado once candidaturas, se llevó también el Tony al mejor actor de musical, Steve Kazee, y sumó los de mejor libreto musical (Enda Walsh), diseño escénico (Bob Crowley), iluminación (Natasha Katz), sonido (Clive Goodwin), dirección musical (John Tiffany) y orquestación (Martin Lowe).

"The Gershwins' Porgy and Bess", un relato clásico estadounidense que transcurre en un vecindario de Charleston (Carolina del Sur) en los años treinta, se llevó el premio al mejor reestreno musical y batió así a las producciones "Follies", "Jesus Christ Superstar" y "Evita", cuyos protagonistas, el puertorriqueño Ricky Martin y la argentina Elena Roger interpretaron uno de sus números.

El Tony a la mejor actriz protagonista de musical fue para Audra McDonald por su papel en "The Gershwins' Porgy and Bess".

Uno de los números de "The Book of Mormon", el musical ganador de 2011, abrió el espectáculo, presentado por tercera vez por el actor Neil Patrick Harris, que además de cantar, bailar y bromear, introdujo uno de los premios emulando al protagonista de "Spiderman" colgado de una tela de araña.

Durante la gala de los premios Tony, en la que competían 30 producciones teatrales y musicales y que se celebró en el teatro Beacon de la Gran Manzana, hubo la cifra récord de 16 números musicales y escenificaciones teatrales.

Harris, de 38 años y que ya presentó las galas en 2009 y 2011, contó con la ayuda de otros actores de Broadway y de Hollywood como la veterana Angela Lansbury, Ellen Barkin, Candice Bergen, Jessica Chastain, Nick Jonas, Sherryl Crow, Mandy Patinkin, James Marsden o Christopher Plummer, entre otros.

La mayor competidora de "Once" fue la inventiva pieza teatral "Peter and the Starcatcher", de Rick Elice, sobre el clásico del origen de Peter Pan, y que acumuló los premios al mejor actor secundario de su categoría (Christian Borle), vestuario (Paloma Young), iluminación teatral (Jeff Croitner), sonido (Darron West) y diseño escénico (Donyale Werle).

Pero el Tony a la mejor obra de teatro en Broadway en 2012 fue par "Clybourne Park", de Bruce Norris, que ya en 2011 fue Pulitzer a la mejor obra dramática, y que relata una ficción inspirada en hechos históricos sobre la evolución de un barrio de Chicago.

Mike Nichols ganó el premio a la mejor dirección teatral por la trágica "Death of a Salesman (Muerte de un viajante)", de Arthur Miller (1915-2005), que también se quedó con el galardón al mejor reestreno de teatro.

Esta despiadada crítica al capitalismo de Miller, que ya en 1949 ganó el Tony a la mejor obra teatral y un premio Pulitzer y se ha representado en Broadway en 1975, 1984 y 1999, venció a sus competidoras "Gore Vidal's The Best Man", "Master Class" y "Wit".

James Corden, por su interpretación en "One Man, Two Guvnors", y Nina Arianda, por la suya en "Venus in fur", fueron merecedores de los Tony al mejor actor y actriz protagonistas en obra teatral.

Judith Light se llevó el premio a la mejor actriz secundaria de obra de teatro por su papel de alcohólica en "Other desert cities".

En la categoría de musicales el premio a la mejor partitura fue para "Newsies", que también se alzó con el de mejor coreagrafía (Christopher Gatelli), un galardón para el que estaba nominado "Evita" que también se quedó sin ese premio.

El musical "Nice work if you can get it" logró los galardones a los mejores actores secundarios en Judy Kaye y Michael McGrath, para el que también compitió, entre otros, Michael Cerveris que hace de Juan Domingo Perón en "Evita", una obra con tres nominaciones y que se quedó sin reconocimiento.

Los premios no competitivos, establecidos en 1990, fueron para el productor teatral Emanuel Axenberg, por su trayectoria profesional, mientras que el regional de teatro fue para la Compañía Teatral Shakespeare de Washington DC.

La actriz Bernardette Peters se llevó el galardón Isabelle Stevenson, que reconoce a un profesional del mundo teatral por su contribución social, mientras que el premio especial Tony fue para el actor Hugh Jackman, y el de honor a la excelencia teatral para el músico y abogado Freddie Gershon, el supervisor de obras teatrales Artie Siccardi y para el programa educativo Theatre Development Fund Open Doors.

Los Tony, creados en 1947 y que llevan el nombre de la actriz, directora y productora Antoinette Perry, son los premios más prestigiosos de la escena teatral en EE.UU. y equivalen a los Óscar en el cine, los Grammy en la música y los Emmy en la televisión.