La Presidencia de El Salvador propondrá al Parlamento que apruebe la modalidad postal para llevar a cabo el voto en el exterior en las elecciones de 2014, a un coste de unos 21 millones de dólares, informó hoy una fuente oficial.

La propuesta será presentada en el anteproyecto de ley para el voto en el exterior, que el presidente Mauricio Funes anunció el 1 de junio pasado, pero de cuyo envío aún no se tiene la fecha precisa.

Esta modalidad es "bastante segura porque permite aplicar los criterios de universalidad, es fácil hacer llegar los materiales electorales a los ciudadanos en cualquier parte del mundo", dijo el subsecretario de Gobernabilidad y Modernización del Estado, Antonio Morales, según un comunicado de Casa Presidencial.

Además, "nos evita las complicaciones que tendría la modalidad presencial", añadió.

También permitirá a los salvadoreños en el exterior ejercer su derecho "independientemente de la situación migratoria" en la que se encuentren, agregó.

La propuesta del voto postal o epistolar tiene como respaldo un estudio de factibilidad que realizó el Gobierno salvadoreño con apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), señala el boletín.

Según el estudio del PNUD, El Salvador deberá invertir unos 21 millones de dólares para hacer realidad el voto desde el exterior, detalló Morales.

De ese total, 10 millones se requerirán para la emisión del Documento Único de Identidad, unos 5 millones destinados a la operatividad del Ministerio de Relaciones Exteriores y otros 6 millones para el Tribunal Supremo Electoral (TSE), agregó.

Destacó que "todo el proceso está debidamente diseñado para evitar cualquier tipo de manejo arbitrario de las papeletas de votación o de fraude".

"Esa es la principal garantía que tiene el ciudadano, que esto queda siempre en manos de las instancias responsables de poder llevar adelante toda esta operación", añadió.

Funes dijo el pasado 1 de junio, cuando anunció la presentación del anteproyecto, que el país está "ante una iniciativa que es un acto de justicia, de reconocimiento a los compatriotas en el exterior, a su aporte al país, a la sociedad y a sus familias".

A nivel mundial hay 2,9 millones de salvadoreños fuera de su país, de los cuales 2,5 radican en Estados Unidos, según datos oficiales.

Las remesas enviadas por los salvadoreños a sus familias representan alrededor del 16 por ciento del producto interno bruto de su país.