La ayuda aprobada el sábado por la Unión Europea (UE) para recapitalizar la banca española no sólo "no socava las condiciones actuales de la deuda pública, sino que refuerza su solvencia", señaló hoy el Ministerio español de Economía en un comunicado.

En dicho comunicado, el Ministerio recuerda que un sistema bancario sólido y debidamente capitalizado reduce los pasivos contingentes del Estado y contribuye a reforzar la sostenibilidad de la deuda española.

En ese sentido, el Tesoro Público español mantendrá el calendario previsto de emisiones de deuda y reitera su compromiso con los mercados de capitales.

De igual manera, el Gobierno de España seguirá adelante con el programa de consolidación fiscal y las reformas estructurales de la economía con las que se ha ganado la confianza de sus socios europeos.

Los ministros de Finanzas de la zona del euro acordaron el sábado conceder a España hasta 100.000 millones de euros para recapitalizar la banca, un mecanismo de financiación que se llevará a cabo a través de Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que recibirá los fondos del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera.

En el comunicado, el Ministerio español de Economía recuerda que el Reino de España "conservará la plena responsabilidad" de esta asistencia financiera, de la que será avalista.

Señala, además, que la cantidad máxima fijada garantiza un margen suficiente para cubrir las necesidades de capital de las entidades financieras en el peor de los contextos posibles.

Asimismo, aclara que las condiciones del paquete de ayuda afectan únicamente a los bancos, y no implican medidas adicionales de política fiscal o económica aparte de los que ya ha adoptado el Gobierno español.

Los pormenores sobre la operación, prosigue la nota, se concretarán de acuerdo con los socios europeos y serán oportunamente comunicados al mercado.