El primer ministro británico, David Cameron, dejó a su hija de ocho años en un "pub" al producirse una confusión con su mujer, Samantha, sobre el regreso a casa tras un almuerzo familiar, revela hoy el periódico "The Sun".

El incidente ocurrió hace unos meses en el "pub" Plough Inn de la localidad de Cadsden, en Buckinghamshire, cerca de Chequers, la residencia campestre del primer ministro a las afueras de Londres, admitió hoy la residencia oficial de Downing Street.

La pequeña Nancy había ido al lavabo mientras sus padres se ponían de acuerdo sobre quién llevaba a quien y se percataron de su ausencia al llegar a casa.

Alarmado, Cameron llamó inmediatamente por teléfono al "pub" pero Nancy estaba al cuidado de los camareros y pudo recuperar a su hija.

El primer ministro y su mujer habían ido a comer con sus hijos Arthur, de seis años; Florence, de 22 meses, y Nancy, y otras dos familias un domingo al mediodía.

Según el diario británico, Cameron se había marchado del "pub" en un coche con sus guardaespaldas pensando que Nancy estaba con su madre, mientras Samantha, que estaba en otro vehículo, pensaba a su vez que su hija estaba con él.

Tras el susto inicial, el primer ministro regresó inmediatamente a recoger a la pequeña.

"El primer ministro y Samantha estaban inquietos cuando se dieron cuenta de que Nancy no estaba con ellos. Por suerte, cuando llamaron al pub ella estaba bien", dijo hoy un portavoz de Downing Street.