La excongresista colombiana Piedad Córdoba pidió hoy al nuevo secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el venezolano Alí Rodríguez, que posibilite un diálogo político para la paz y la inclusión social en Colombia.

"Creemos que es el momento, por medios discretos, pero eficaces, para que se apoyen los esfuerzos del Gobierno del presidente (Juan Manuel) Santos y la disposición de las guerrillas de las FARC y el ELN para avanzar en la paz de Colombia como paz de la región", sostuvo Córdoba en una carta abierta a Rodríguez.

La exlegisladora aludió a la postura favorable del gobernante de su país a un proceso de paz y, también, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), grupos activos desde 1964.

Las condiciones de una y otra parte, entre ellas el cese de hostilidades y la desmovilización de parte del Ejecutivo, han imposibilitado el diálogo con las dos organizaciones, que en el pasado mantuvieron conversaciones que no tuvieron buen término.

En la carta, que firmó en nombre de Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP), colectivo liderado por ella, Córdoba también le solicitó una entrevista al secretario general de la Unasur.

El CCP, como "expresión de una corriente pluralista", busca compartir con Rodríguez inquietudes y propuestas del colectivo "para su discusión en la agenda de Unasur", según la comunicación.

En ella, Cordóba recogió el mensaje del jefe del Estado paraguayo y presidente pro témpore del organismo, Fernando Lugo, en el sentido de que los esfuerzos y logros no se darán de manera individual en los países sin la participación de sus pueblos y sociedades.

La exsenadora reconoció los avances de la Unasur con la gestión del fallecido expresidente argentino Néstor Kircher, como primer secretario general, y de su sucesora, la excanciller colombiana María Emma Mejía.

Entre los avances está la distensión regional desde la llegada al poder de Santos en Colombia, algo positivo para la estabilidad y las apuestas de la Unasur, continuó la líder del CCP.

"Sin embargo, continuamos observando cómo afectan a nuestro país las tensiones militares, políticas, sociales, ambientales que vivimos, imposibilitando acuerdos de integración regional en un marco de respeto a las soberanías nacionales", consideró Córdoba.

La excongresista fechó la carta hoy en Bogotá, ciudad que acogió el traspaso de la Secretaría General de la Unasur, celebrado en la sede del Ejecutivo colombiano, con Santos como anfitrión y la presencia de Lugo y los responsables de Relaciones Exteriores de los doce países miembros del organismo.

La Unasur, creada en 2008 y con vida jurídica desde 2011, reúne a Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Paraguay, Surinam, Uruguay y Venezuela.