Máximo Kirchner, primogénito de la presidenta Cristina Fernández, fue intervenido quirúrgicamente el lunes en un hospital de las afueras de Buenos Aires a causa de una artritis séptica en la rodilla derecha.

"El paciente se encuentra estable y de buen ánimo", dijo un comunicado de la Unidad Médica Presidencial y del Hospital Universitario Austral, situado al norte de la capital, donde el joven de 35 años había ingresado a las 5.30 (0830 GMT).

A Kirchner se le practicó "un estudio del líquido sinovial de la rodilla" que "corroboró el diagnóstico" inicial. Además fue sometido a "un lavado articular artroscópico en quirófano para resolver la infección con resultado exitoso", señaló el parte médico.

El comunicado informó además que días atrás el joven "había padecido molestias abdominales producto de un cuadro de diverticulitis".

El hijo de la presidenta, líder de la agrupación peronista La Campora, fue trasladado de urgencia a Buenos Aires en la madrugada en el avión presidencial desde la ciudad sureña de Río Gallegos, en la Patagonia, donde reside.

Fernández decidió postergar su asistencia a un acto oficial previsto para el mediodía. Según versiones periodísticas, al mediodía acudió a visitar a su hijo al Hospital Universitario Austral, donde a principios de año a ella le fue extirpada la glándula tiroides.