El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) Joaquín Almunia ha asegurado hoy que el préstamo de la UE a la banca española conlleva unas obligaciones y compromisos que habrá que cumplir, ya que "quien da dinero nunca lo da gratis".

En una entrevista en la Cadena Ser, Almunia ha incidido en que lo fundamental es recapitalizar los bancos españoles y ha asegurado que el préstamo en sí no computa como déficit sino como deuda, y que lo que sí se traducirá en déficit público será el pago de los intereses a esa ayuda.

Ha recordado que las condiciones en detalle del tipo de interés del préstamo y los plazos todavía no han sido discutidas y que el FMI no cofinancia en este caso, pero sí participa en las tareas de seguimiento de todo lo que vaya a suceder.

"Los estados miembros son los que ponen el dinero y por supuesto todo préstamo lleva aparejadas unas obligaciones y compromisos por parte de quien recibe el préstamo", ha aseverado.

Almunia ha dicho que los 100.000 millones de euros ofrecidos para recapitalizar la banca española es "una cifra máxima", y ha añadido que todavía se desconoce el informe de las dos auditorías externas que están evaluando a la banca española.

Para el vicepresidente de la CE, lo importante no es la denominación de "préstamo o rescate", sino empezar a resolver los problemas del sistema bancario y que España vuelva a retomar una senda de crecimiento, ya que "lo mejor es no perder el tiempo".

Sobre si hubiera sido necesario el rescate bancario sin el agujero de Bankia, Almunia ha reconocido que la crisis de Bankia "ha sido y es muy importante", aunque ya antes la situación de los mercados financieros y de algunas economías de la zona del euro era muy delicada.

En este sentido, también ha considerado relevante lo que ocurra en las elecciones griegas y ha dicho que son "momentos decisivos", tras confiar en que tanto Grecia como el sistema bancario español empiece a fortalecerse de nuevo.

Asimismo, Almunia ha destacado que la Comisión va a negociar hasta el último detalle cada plan de reestructuración de cada entidad que necesita apoyo público y cada una de ellas tendrá que presentar un plan en detalle.

El vicepresidente de la CE ha añadido que el presidente de EEUU, Barak Obama es consciente de que si la zona del euro sale adelante, la economía norteamericana se beneficiará de ello.

Almunia ha indicado que la actual crisis está llevando a organizar un sistema financiero regulado, controlado en el mejor sentido de la palabra para que no cometa los excesos que se han cometido, por lo que hay que adoptar decisiones en el ámbito europeo y global más contundentes.

"Esta crisis pone en la agenda de los políticos una reflexión muy seria sobre la imposibilidad de seguir aceptando privilegios que no nos corresponden", ha dicho.