Los accionistas de la minorista chilena La Polar, envuelta el año pasado en un escándalo financiero, aprobaron hoy un aumento de capital hasta por 120.000 millones de pesos (240 millones de dólares), mediante la emisión de 750 millones de nuevas acciones.

La decisión busca evitar una eventual quiebra de la cuarta cadena de tiendas por departamentos más grande de Chile, afectada por la renegociación unilateral de deudas a cerca de un millón de clientes y de ese modo mejorar de forma fraudulenta sus resultados.

Varios de los entonces ejecutivos de la empresa, con presencia también en Colombia, están actualmente enjuiciados por diversos delitos, mientras una nueva administración trata de mantenerla a flote.

En una junta extraordinaria celebrada hoy en un hotel de Santiago, los accionistas determinaron que el mínimo para declarar exitoso el aumento de capital será recaudar 90.000 millones de pesos (180 millones de dólares).

La propuesta del directorio que encabeza César Barros, se impuso a otra presentada por el fondo Moneda Asset, que buscaba limitar la emisión de nueva acciones a 450 millones y la recaudación a 80.000 millones de pesos (160 millones de dólares).

Según explicó el gerente general de la firma, Patricio Lecaros, el dinero que se espera recaudar, 20.000 millones de pesos (40 millones de dólares) serán para compensar a los clientes estafados.

Otros 50.000 millones de pesos (100 millones de dólares) se invertirán en la remodelación de tiendas y capital de trabajo en Chile y los 50.000 millones restantes (100 millones de dólares) en la apertura de siete nuevas tiendas y capital de trabajo en Colombia.

La junta estableció como plazo máximo para la materialización del aumento de capital el próximo 31 de octubre.

En la Bolsa de Comercio de Santiago, la iniciativa fue recibida con escepticismo: a las 11.20 horas (15.20 GMT), las acciones de la Polar caían un 1,20 %, hasta los 380 pesos (0,76 dólares).